¿Cuáles son las ventajas de vivir en Menorca?

Muchos son los turistas que nos visitan y terminan enamorados de nuestra pero les da «cierta cosa» vivir en Menorca. A continuación te presentamos, desde nuestra óptica las ventajas de vivir en Menorca.

Menorca es una isla paradisiaca que pertenece a la Baleares, archipiélago al que muchos llaman ‘el pequeño Caribe español’. Elegirla como lugar de vacaciones siempre será una buena idea, sin importar el mes del año en el que sea. Pero escogerla como el lugar en el que vivir, aunque sea unos meses al año, ¡será lo más! Además, aunque solo estés unos meses allí, si alquilas un coche, podrás recorrer la isla a tu aire y exprimirla al máximo para conocer sus rincones más secretos. 

Descubre las ventajas de vivir en Menorca

Vivir en Menorca aporta beneficios físicos y también mentales y emocionales. ¿Por qué? Vamos a descubrir todas las ventajas de vivir en nuestra pequeña isla.

No hay prisas

En esta isla se toman las cosas con mucha calma. No es para menos, pues su paisaje natural verde y azul por el mar y la naturaleza que la componen, incitan a ello. Al no haber superpoblación, no te encontrarás atascos, filas enormes en los supermercados y administraciones públicas, tienes más tiempo para ti, para ir con calma y disfrutar de tu tiempo como mejor te apetezca. 

O hablando en otros términos, menos estrés y más tiempo para tu familia

No hay polución

Aunque Menorca es un lugar turístico, a excepción de estos meses de verano, en Menorca apenas vivimos 90.000 habitantes, y esto evita grandes niveles de polución por una superpoblación de coches. No existe en Menorca, es más, su cielo es tan chulo y limpio que ver las estrellas se convierte en un lujo en la isla. 

Nuestro cielo tiene tan poca contaminación que en 2019 cuando se pudo acreditar a Menorca como Reserva Starlight.

Destino gastronómico

Gracias a su pasado el recetario menorquín está influencia por diferentes estilos de cocina. Esto, junto al trabajo de los restauradores y productores locales, se transformó en que fuéramos declarados destino gastronómico. Lo cierto es que lo que apetece en la isla es el slow-food, sentarse en una terraza a disfrutar de las vistas y el buen tiempo, con un buen vino y una comida apetitosa. Pequeños placeres de la vida. Por no hablar de la maravillosa mercancía con la que te puedes hacer en los mercados.  Aquí puedes ver un artículo acerca los mejores platos de la gastronomía menorca que no puedes dejar de probar

Lugares para el ocio

Aunque Menorca es menor fiestera que su isla hermana, Mallorca, también hay muchos lugares de copas y entretenimiento que merecen la pena. ¿Acaso no se termina el estrés saliendo un poco de marcha y relajándose? ¿No es eso bueno para la salud?

Incita a meditar

En esta isla hay tantos lugares naturales que incitan a la meditación, que nos permitirán sentarnos, mirarlos (¡gratis!) y relajar nuestra mente y nuestro cuerpo. Una forma maravillosa de decir adiós al estrés y la ansiedad. 

El mar no solo nos ayuda a eliminar el estrés, sino que mejora nuestros problemas de huesos y algunos otros de la piel. 

Es muy seguro

Menorca es una isla tranquila en la que aún existen pequeños pueblos de esos en los que todos se conocen. De hecho, incluso aún se pueden ver a los niños jugando en las calles solos o paseando juntos. Y es que en Menorca se vive tranquilo y bien. 

¿No te gustaría pasar unos meses en una isla como esta? Recuerda alquilar un coche sin fianza en Menorca para descubrirla y encontrar el lugar perfecto en el que quedarte. 


Arriba